Las estrategias económicas innovadoras de Jonathan Dawson

El responsable del área económica del Schumacher College señala las paradojas y contradicciones del crecimiento económico.

En los países desarrollados en este momento el debate principal tiene que ver con la naturaleza del crecimiento y sus paradojas y contradicciones. Sufrimos una disonancia cognitiva, es decir, que nuestros valores no se corresponden con nuestra acciones. Tanto la comunidad científica como los sociólogos están de acuerdo en que el crecimiento ciego no tiene sentido y además es inviable.

Los primeros con argumentos ecológicos, ya que la máxima “es imposible crecer infinitamente en un planeta finito” es cada vez más evidente; la capacidad de los sistemas naturales para sostener el crecimiento está dando señales claras de estar llegando a sus límites. Y los segundos, demostrando que en las sociedades del primer mundo los aumentos en los indicadores que miden el crecimiento económico no se traducen en un incremento en el bienestar y felicidad de las personas. Pese a ello los políticos insisten en su mensaje de seguir creciendo a toda costa.

 

 

Hoy en día, vemos la lucha entre el modelo del siglo XX, altamente centralizado y a gran escala (no sólo en las corporaciones sino en todo tipo de organizaciones: partidos políticos, iglesia, sindicatos… todos ellos con modelos centralizados de “comando y control”) Y el nuevo modelo que está emergiendo, alimentado por el poder de internet, que permite compartir información y desarrollar formas de organización mucho más dispersa y a pequeña escala, tanto para empresas como para partidos políticos, gobiernos, organizaciones…  Se trata de una batalla por la supremacía entre el modelo del siglo XX y el del siglo XXI.

Jonathan Dawson director del área de Economía del Schumacher College habla de la necesidad de apostar por estrategias económicas innovadoras. En medio de las fuertes turbulencias que atraviesa nuestra sociedad, Dawson aboga por devolver la economía al control democrático y hacerla más inclusiva y pide que “nos den la oportunidad de interpretar la democracia como compromiso de acción para nuestra comunidad”. Este es un resumen de sus planteamientos:

 

– A partir del crash de 2008 se perdió una oportunidad, si en lugar de rescatar a los bancos se hubiera invertido en un New Green Deal se podría haber transformado el modelo obsoleto por un nuevo.

 

– Los políticos insisten en el crecimiento ciego, porque el sistema financiero necesita de una masa de personas y empresas que paguen sus deudas. La economía ya no es real, si no que la mayoría del suministro del dinero se crea por deuda con intereses. De esta forma se ha creado una perversión en la que millones de euros de deuda hacen que los ciudadanos y empresas luchen en una economía competitiva para pagar intereses.

 

– La realidad es que los gobiernos, que esperan ser reelegidos cada 4 años, no van a tomar las decisiones estructurales que en realidad son necesarias para responder a la naturaleza del problema. Casi por definición, las personas dentro de esos partidos están totalmente absortas en ese sistema que hay que cambiar. Hay una inercia y un conservadurismo en el sistema por naturaleza. En su mismo diseño está el hecho de que los partidos que llegan al poder son parte del sistema que está causando la crisis.

 

– El sistema financiero está roto porque los bancos crean dinero sin relación con nada real. En este momento no es cierto que los ahorros se utilicen para financiar a otros. Los bancos, por definición, invierten en las actividades que generan más beneficios. Así que el reparto de fondos está yendo en su gran mayoría a financiar auténtica basura.

 

– Los mercados bombean dinero hacia aquellas actividades más rentables, olvidando el resto. Y es un mecanismo sistemático de transferencia de dinero del pobre al rico.

 

– La economía responde a la misma lógica que el autobús de la película Speed. Lleva alojado en su motor una bomba y si reduce la velocidad o para, explota, es decir, está condenado a continuar creciendo ciegamente para evitar el colapso.

 

– El paro es la mayor preocupación de los políticos y para que disminuya, necesitan que la economía siga creciendo a toda costa, porque si esto no sucede y la innovación tecnológica continúa creciendo a ritmo exponencial actual, la destrucción de empleo está condenada a aumentar.

 

El Producto Interior Bruto, el indicador que mide el crecimiento de nuestras economías mide todo excepto aquello que hace que la vida merezca la pena.

 

– Convergen ahora dos economías claramente distintas: una que sigue basada en la maximización de beneficios para los accionistas, en la innovación tecnológica, en mejorar la rentabilidad a través de la sustitución de personas por máquinas. Y una economía paralela que emerge y que está formada por gente implicada en actividades ecológicas y socialmente útiles, guiadas por valores, conectados a sus lugares de actividad y sus comunidades, en muchos casos formada por personas que necesitan hacer esto porque ya no pueden encontrar empleo en el sistema dominante.

 

-La tarea de participar en la creación de una nueva economía social y comunitaria no es fácil, que nadie se engañe. El primer paso no es necesariamente crear una empresa, sino preguntarse qué es lo que mi corazón siente que falta en mi comunidad, que no va bien o que debería mejorarse. Qué anhelo ver… y preguntarme si ahí puede esconderse una oportunidad de negocio. Existen muchas oportunidades para crear soluciones a nuestros problemas. Se requiere innovación, y no pensar tan solo en términos de los empleos y funciones que ya existen en el sistema, sino ser mucho más creativos y pensar fuera de lo establecido.

 

Por otra parte Dawson plantea tres importantes tendencias en la economía alternativa:

 

  1. Resurgir de las cooperativas. Aumenta el apoyo mutuo en la creación de empresas.
  2. Creciente interés en cómo funcionan los sistemas naturales para aplicar esa sabiduríaa a los modelos de negocio (biomímesis).
  3. Potencial de Internet para conectar a muchos pequeños productores dispersos con los consumidores
Subir