Las comparaciones son odiosas

El quid del equilibrio entre economía y felicidad radica en llevar el mismo estilo de vida que nuestros colegas, amigos o vecinos o, si acaso, mejor. Aunque en este caso los infelices serán ellos.

Subir